lunes, 23 de enero de 2012

Crónica #ortUMA11: Curso de Ortotipografía y Corrección de Estilo (II)

[Puedes leer la crónica de la primera jornada aquí. También me gustaría disculparme por haber estado tantísimo tiempo sin escribir, pero, de verdad, he estado bastante ocupado.]

Después de un primer día tan interesante, era normal que tuviera ganas de asistir a la segunda jornada del Curso de Ortotipografía y Corrección de Estilo. Esta vez, no nos visitaba nadie de fuera, sino que eran profesores titulares de la Facultad de Filosofía y Letras los que nos iban a dar los talleres de ortotipografía de las lenguas española e inglesa.

Ya conocía a los dos ponentes: Carmen Amaya ya me había dado clases el año pasado y Jorge Leiva era mi profesor de Lengua y Cultura (Inglés) Aplicadas a la Traducción y a la Interpretación de este año, así que ya me podía imaginar cómo lo iban a hacer.

En esta entrada, os voy a presentar a los dos ponentes de una vez (no ponente a ponente, como lo hice en el resumen de la primera jornada), ya que, aunque ambos tengan ponencias diferentes, colaboran en una última y sería un poco raro al separarlo. Así que allá vamos.

Jorge Leiva Rojo
Jorge Leiva Rojo es profesor titular de Universidad del Departamento de Traducción e Interpretación de la Universidad de Málaga, doctor por esta misma Universidad y miembro del Grupo de investigación consolidado «Lexicografía y Traducción (HUM 106)». Su tesis doctoral, por la que obtuvo el Premio extraordinario de doctorado en 2005, versó sobre la traducción de elementos ortotipográficos, lenguaje coloquial y unidades fraseológicas (italiano, alemán y español). Ha desempeñado labores docentes en la Universidad Dickinson College (Carlisle, Pensilvania, 2002-2003); la Universidad Harvard (Cambridge, Massachusetts, 2008-2009); y el Monterey Institure of International Studies (Monterey, California, 2011). Ha impartido cursos y dictado conferencias sobre ortotipografía y corrección de estilo en centros nacionales —Universidades de Málaga, Pablo de Olavide de Sevilla y Pompeu Fabra de Barcelona— e internacionales —Monterey Institure of International Studies—. Entre sus campos de investigación se incluyen la traducción especializada, revisión y evaluación de traducciones y traducción de lenguaje coloquial y unidades fraseológicas. Igualmente, es traductor profesional desde el año 2002.

M.ª Carmen Amaya Galván
M.ª Carmen Amaya Galván es licenciada en Traducción e Interpretación por la Universidad de Granada y cursó sus cursos de doctorado en la Universidad de Málaga, donde, actualmente, imparte docencia en la Licenciatura y el Grado en Traducción e Interpretación. Es miembro del Grupo de Investigación de Excelencia «Lexicografía y Traducción» (HUM 106, Junta de Andalucía), por lo que ha participado en diversos proyectos I+D tanto del Ministerio de Educación y Ciencia como de la Junta de Andalucía. Sus líneas de investigación están centradas en el contexto de los estudios de traducción, más concretamente en la traducción audiovisual, las TIC aplicadas a la traducción e interpretación, la didáctica de la traducción e interpretación y la traducción especializada (jurídica, socio-económica y científico-técnica). Ha impartido conferencias y seminarios por invitación expresa en la Universidade de Vigo, Transylvania University (Lexington, Kentucky, EE. UU.), Asbury College (Wilmore, Kentucky, EE. UU.), University of Texas at El Paso (El paso, Texas, EE. UU.), entre otras. Los resultados de su investigación se han dado a conocer en una gran variedad de publicaciones y foros académicos nacionales e internacionales.
Una vez presentados los participantes, creo que es hora de profundizar en las ponencias que nos ofrecieron aquel día.

«Ortotipografía de la lengua española», por Jorge Leiva Rojo
La charla se dividió en dos partes: una primera, en la que tocaba más la ortografía usual y técnica (es decir, los signos de puntuación y los tipos de letra) y una segunda, en la que la corrección de estilo era la protagonista.

Sinceramente, no creo que haya mucho problema en algunos puntos de la ponencia, así que voy a hacer un resumen con unas fotocopias que nos entregó, aparte de añadirle algunas notas que cogí durante la charla.

Primera parte: ortografía usual y técnica
I. Signos de puntuación
1. El punto.
Tenemos que saber donde hay que ponerlo para que, al leerlo, no haya confusión. Se usa después de abreviaturas (Sra., Excmo.) y, evidentemente, cuando termina un enunciado (Creo que me voy.). Cuando los títulos, subtítulos, nombres de libros, etc. van aislados, no llevan punto, ni en los textos que van centrados.

2. La coma.
Delimita unidades lingüísticas y su uso o no uso hace que cambie la oración completamente (Vamos a comer, niños. / Vamos a comer niños). Es el signo de puntuación que más dudas plantea. Para ayudarnos, Jorge nos planteó un seminario exprés, con algunas reglas para dominar el uso de la coma:

  • En una enumeración sencilla con elementos simples sin puntuación: María, Luisa y Juan.
  • Con cambio de sujeto: Al apuntar el alba, cantan las aves, y el campo se alegra, y el ambiente cobra movimiento y frescura.
  • Ante vocativo o interjecciones: Queridos lectores, déjenme contarles una historia.
  • Al final de la parte anticipada cuando se invierte el orden habitual: Después de mucho pensarlo, decidí cambiar el orden original de las aplicaciones.
  • Ante verbos elididos: El euro, en entredicho.
  • En oraciones que suspendes momentáneamente el relato principal: Siempre se ha escrito, al menos a este lado del charcho, a. de C. y d. de C.
  • No debe separar el sujeto del predicado: Sus padres, sus hermanos y sus amigos siempre le han apoyado y han creído en él.
  • Separación por niveles: Y él, invariablemente, replicaba.
  • Entre el nombre de calles, colecciones, etc. y su número correspondiente: Bulevar de Louis Pasteur, s/n
  • A diferencia del inglés, no se usa coma ante dos unidades administrativas cuando una depende de la otra: En pleno centro de Ronda (Málaga) se encuentra el hotel.
3. El punto y coma.
El punto y coma se usa por yuxtaposición, separando oraciones independientes con relación semántica, donde, en su lugar, también podría caber el uso de punto y seguido (Puede irse a casa; ya no hay nada más que hacer). También en elementos de una enumeración compleja o que haya una coma como elemento final (Cada grupo irá por un lado distinto: el primero, por la izquierda; el segundo, por la derecha; y el tercero, de frente). También se usa este signo ortográfico ante conectores en proposiciones extensas (coma, punto y coma, punto y seguido).

4. Los dos puntos.
Siempre que tras los dos puntos se haga punto y aparte o, aunque no se haga, sea posible hacerlo, se usará mayúscula. Se aplica para los escritos con Advertencia, Nota y demás. En citas textuales, si el texto del original figura con mayúsculas, hay que respetarlo (Añadió: «No puede ser cierto»). Si lo que sigue es una enumeración, conclusión o consecuencia, tras los dos puntos irá letra minúscula (Por los vicios lo perdieron todo: casa, coche, perro de raza).

5. La interrogación.
El inicio de la pregunta puede no ser el del enunciado puede no ser el del enunciado, por lo que hay que tener cuidado al ponerlo (Si no nos vas a acompañar a la excursión, ¿por qué has venido?). Además, se puede omitir en ciertos momentos, por cuestiones visuales (¿Sabes si echan hoy ¿Qué he hecho yo para merecer esto?).

6. La exclamación.
Se utiliza en oraciones interrogativoexclamativas, que se abren con interrogación y cierran con exclamación o viceversa (¿Qué has hecho, Dios mío! / ¿¡Tanto dinero tienes!?). Situado entre paréntesis, indica ironía o sorpresa (Y dijeron que habían llegado a tiempo [!].)

7. Comillas.
Las comillas sirven para expresar citas o el pensamiento de alguien. Se usan en títulos de artículos, ponencias, discursos, exposiciones, etc. (La exposición «La tradición moderna» ha sido todo un éxito). La puntuación que exista, debería ir siempre después de las comillas de cierre («No está el horno para bollos». Con estas palabras zanjó la discusión y se marchó).

8. La raya.
La raya, que no hay que confundir con el guión, se usa para encerrar incisos (Me dijo —y no era la primera vez— que no volvería a hacerlo), para enmarcar comentarios de un narrador («Es necesario —afirmó el ministro— tomar medidas definitivas.») o para reproducir diálogos por escrito (—¿Por qué no has venido? —No me dijiste que fuera.)

9. El apóstrofo y sus usos incorrectos.
Por influencia del inglés, tenemos en mente escribir *Promoción del '01 o *los 80's, cuando, en realidad, debería ser promoción del 2001 y los años ochenta / la década de los ochenta.

II. Tipos de letra.
1. Cursiva.
Se escriben en cursiva los títulos de libros y otras publicaciones (Los detectives salvajes), los títulos de obras de arte, películas y nombres de programas (Me encanta El matrimonio Arnolfini) y para indicar metalenguaje (El término suerte de varas es de difícil traducción). Así también, deberá usarse cursiva para expresar una palabra en un idioma extranjero (Hola, amore, ¿cómo estás?) y palabras y frases mal escritas o jergales (Entre más seamos, más cosas aremos).

2. Minúscula.
El español usa muchísimas minúsculas, así que, podríamos decir que la mayúscula es una excepción, como bien dijo Martínez de Sousa.

3. Versalita.
El uso de la versalita está muy restringido ya en español y se usa para los siglos, por ejemplo.

4. Mayúscula.
A diferencia de lo que algunos piensan, las reglas de acentuación siguen siendo las mismas también para las mayúsculas, por lo que no se omite la acentuación (Álvaro, SÁNCHEZ). Podemos ver más ejemplos de cómo usar la mayúscula en los siguientes ejemplos:

  • Mayúsculas en palabras o frases enteras: siglas y acrónimos (UNESCO); numeración romana (Benedicto XVI) y en textos jurídicos y administrativos.
  • Mayúscula inicial: nombres de persona, animal o cosa singularizada; nombres geográficos (Buenos Aires); constelaciones, estrellas, planetas o astros (El Sol es el astro centrao de nuestro sistema planetario); festividades religiosas o civiles (Navidad, Día del Trabajo); divinidades y atributos de deidades (Mercurio, Jehová); sobrenombres y apodos (el Destripador); tratamientos (Vd., D.); sustantivos y adjetivos de instituciones, entidades (Biblioteca Nacional) y títulos de libros y publicaciones periódicas (Curso práctico de corrección de estilo).
  • Sin mayúscula inicial: títulos y cargos (A la reunión acudirá el rey); días de la semana, meses, estaciones, religiones, nacionalidades y signos del zodiaco.

Segunda parte: corrección de estilo
1. Expresión de la hora.
Con el modelo de veinticuatro horas, es más frecuente con números.

2. Símbolos y magnitudes con respecto a la cifra.
Hay que recordar que van pospuestos a la cifra y separados de ella (Estamos a 15 km de la playa).

3. Empleo del espacio fijo.
Los elementos, por ejemplo, que contengan un espacio no deberían aparecer en renglones diferentes, asunto que soluciona el empleo del espacio fijo.

4. Concordancia en enumeraciones.
Hay que recordar que el género no marcado en las enumeraciones es el masculino plural (El esfuerzo y la voluntad son su mayor virtud).

5. Correspondencia en condicionales.
Tenemos que fijarnos bien en las construcciones correctas de las condicionales: Si hubiera... habría.

6. Haber como impersonal en plural.
El verbo haber no sufre variación cuando es impersonal, por lo que construcciones como *Habían muchos coches en la calle son incorrectas.

7. Deber/deber de.
Hay que recordar que estas construcciones tienen significados diferentes, por lo que Juan debe de venir pronto y Juan debe venir pronto no significan lo mismo.

8. Preposiciones de régimen de los verbos.
Hay ciertas construcciones que tienen complementos de régimen que hay que respetar (Le dio la impresión de que vendrían).

9. Anacoluto.
Si no sabéis lo que es, es una inconsecuencia en la construcción del discurso. No se puede decir *Él admiraba y se sentía orgulloso de su madre, puesto que la construcción *admirar de no es correcta. En estos casos, habría que decir Él admiraba a su madre y se sentía orgulloso de ella, por ejemplo.

10. A + infinitivo.
Es un galicismo evitable, pudiendo usar estructuras como Estos son los pasos que hay que realizar.

11. Por que/por qué/porque/porqué.
Os voy a poner varios ejemplos para que veáis los distintos usos: No voy a ir por que me lo vuelva a decir; ¿Por qué no te callas?; No vino porque no pudo; Nadie sabe el porqué de su enfado.

12. Sino/si no.
Sino se usa para aclarar algo, mientras si no introduce una proposición condicional en negativo: No fue él, sino ella, quien me lo dijo; Si no me dices nada, no sé como ayudarte.

13. El orden importa.
Hay que tener en cuenta siempre el orden de los complementos y que estos no causen confusión. Aunque la oración Un padre y un hijo se encuentran después de dieciocho años sin verse en el supermercado sea correcta, si la leéis detenidamente parece que no se habían visto en el supermercado desde hace dieciocho años.

14. Gerundio de posteridad.
Es un uso antinormativo, así que sería incorrecto decir *Nació en Barcelona, trasladándose a Londres con 22 años.

15. Y/o.
Como bien sabemos, la conjunción y tiene un sentido de adición, y la conjunción o es disyuntiva, por lo que hay que tener cuidado cuando ponemos y/o.

16. Sendos/as.
Hay que recordar que ambos no equivale a sendos. Mientras el primero significa 'los dos', sendos significa 'uno para cada uno'.

17. En base a.
Según lo que nos dijo el mismo Jorge, y como dice la Fundéu, es una locución impropia y debería evitarse; usaremos, pues, las siguientes: sobre la base de, en función de, basándose en, a partir de, de acuerdo con, con base en o según.

18. A nivel (de).
Escribiremos, por ejemplo, Los combinados territoriales están para competir en los Campeonatos de España, ya que a nivel de se refiere a temas de altura o jerarquía.

19. Pleonasmos.
Hay que evitar los pleonasmos, ya que son expresiones en las que aparecen términos redundantes, como sal fuera, por ejemplo.

20. Abusos adicionales.
No hay que abusar de los elementos ortotipográficos.

«Recursos electrónicos para la ortotipografía de la lengua inglesa», por M.ª Carmen Amaya Galván
Como pasó con Miriam Seghiri, esta fue la parte más teórica y en la que menos podíamos interactuar los demás. Aún así, Carmen Amaya supo llevarlo todo genial. Voy a dejaros las campañas a favor de la corrección de estilo y los recursos ortotipográficos que nos enseñó Carmen:

1. Campañas a favor de la corrección de estilo:
2. Ortotipografía.
3. Corrección de estilo.

«Ortotipografía de la lengua inglesa», por M.ª Carmen Amaya Galván y Jorge Leiva Rojo
Como en la primera charla del día, hubo dos divisiones: una, en la que el punto de la exposición se centró en la ortografía, los signos de puntuación y otra, en la que se centraron más en la corrección de estilo de la lengua inglesa. Como en la primera charla, me basaré en los apuntes que nos dieron y en apuntes que recogí yo mismo.

Primera parte: ortografía usual y técnica.
I. Ortografía.
En la ponencia, se expusieron temas ortográficos tales como la división de palabras al terminar una línea (inconse-quential), los plurales provenientes del latín (formula/formulae) y las variedades diatópicas (realise/realize).

II. Signos de puntuación.
1. El punto.
El punto no siempre se emplea en abreviaturas (No). Hay un doblete por la variedad diatópica: la regla británica es que si aparecen la primera letra y la última no se pone punto (Bros = Brothers), aunque el inglés canadiense y el estadounidense la mantienen (Bros.). Ambas variedades comparten el uso del punto si no está presenta la última letra (Inc.).

2. La coma.
Nos recordaban que teníamos que "use commas as an aid to understanding", no para lo contrario. Si la relación que existe entre lo que queremos entrecomar es más bien vaga, es mejor poner un paréntesis; si queremos enfatizar, mejor guiones.

Se usan en las proposiciones de relativo explicativas, por ejemplo (Denver, which is the capital of Colorado, has an altitude of one mile), así como en los vocativos (Let me tell you, all of my workers, that you have done a splendid job). Además, también podemos verlas en la forma introductoria de cartas informales (Dear Laura, ...), en la expresión de fechas (Wednesday, December 14, 2011) y la indicación de lugares (Phoenix, AZ).

3. El punto y coma.
Se usa antes de una enumeración (They agreed on only three points: the ceasefire should be immediate; it should be internationally supervised, preferably by the UN; and a peace conference should be held, either in Berlin or Paris) o en las proposiciones con conjunctive adverbs.

4. Los dos puntos.
Podemos verlos como elemento introductorio o para citar textualmente. Evidentemente, no debe separar un verbo de su complemento directo o atributo (Being a good writer requires four features: time, patience, imagination and perseverance).

5. La interrogación.
Debemos de tener en cuenta varios puntos:
a) No todas las interrogaciones son fáciles de identificar, pues no siempre tienen la estructura supuestamente correcta (Does he really like her?; He really does love her?);
b) Podemos ver interrogaciones insertas en el discurso (And John asked: "May I go with you today?");
c) Se omiten las dobles interrogaciones: (Who asked "When?");
d) También se usa en usos irónicos o humorísticos de la siguiente manera: This candidate pleaded his cause in a modest (?) speech;
e) No todas las interrogaciones son preguntas (May I have your coat).

6. La exclamación.
Se emplea excesivamente en anuncios, cartas informales, novelas, relatos cortos y obras de teatro. Además, no hay uso no coincidentes con la lengua española.

7. Comillas.
Las podemos ver usadas en citas interrumpidas ("My bicycle awaits me," she said, "Let me call you later.") y en diálogos.

8. La raya.
Se usa en aposiciones, palabras o ideas que se quieren enfatizar (I think—no, I am positive—that you should go).

9. El apóstrofo.
Se emplea para omitir letras (I'm = I am), elidir números (the 90's) o plural de letras (Your i's look like e's).

III. Tipos de letra.
1. Cursiva.
Podemos usarla para enfatizar (He was not the only one, that's true), hablando sobre una palabra (The word the is an article) o en casos judiciales, usando v. (versus).

2. Mayúscula.
Se usa para expresar los días de las semana, meses, estaciones y siglos. Los topónimos también se escriben con mayúsculas, excepto algunas excepciones (the Seine River/river, the river Seine). Los organismos y depertamentos estatales y locales, así como las eras y acontecimientos históricos se escriben con mayúscula, sin olvidar las festividades.

Los nombres derivados de nombres propios (Roman, Asian, Portuguese, Elizabethan) también tiene mayúscula inicial; también la los nombres comunes y adjetivos cuando están en nombres propios (boulevard, Sunset Boulevard) y las organizaciones, grupos o miembros de ellos (Cornell University, a Boy Scout).

En cuanto a las religiones, las deidades, los pronombres personales, los libros sagrados y los grupos religiosos van en mayúscula. Las calles, las carreteras, los parques, y los edificios también se escriben con mayúscula inicial.

Segunda parte: corrección de estilo.
I. Introducción.
Los principios básicos de la corrección de estilo son la claridad, la precisión y la concisión.

  • Claridad: Industrial espionage is increasing rapidly because of the growing use of computers to store process corporate information.
  • Precisión: The cost should not exceed $10,000 per project.
  • Concisión: Imagine someone trying to learn the rules of chess.

II. Claridad
1. Conectores

  • Para añadir: and, again, and then, besides, equally important, finally...
  • Para comparar: but, by comparison, compared to, however, nevertheless, on the contrary...
  • Para desmotrar: because, evidently, for, for the same reason, furthermore, obviously, since...
  • Para exceptuar: however, despite, nevertheless, of course, once in a while, still, yet...
  • Para expresar tiempo: after, finally, formerly, immediately, later, soon, thereafter, then...
  • Para repetir: as we have said, as I have noted, as has been noted, as mentioned above, in brief...
  • Para resaltar: absolutely, definetly, extremely, in fact, indeed, in any case, obviously...
  • Para secuenciar: after, afterward, first, second, third, and so forth; next, subsequently, then...
  • Para ejemplificar: for example, for instance, in this case, in another case, on this occasion...
  • Para concluir: as I have shown, in brief, in conclusion, on the whole, summing up, to conclude...


2. Énfasis en palabras.
Si queremos enfatizar algo o centrarnos en algo, deberán ir al final de la oración: Because of its hardness, this steel is used principally for making razors.

3. Formas afirmativas.
Es preferible usar las formas afirmativas y, por consiguiente, evitar el uso de formas negativas: He usually came late.

4. Infinitivos y gerundios.
Usos de infinitivos y gerundios propios de la lengua inglesa: He invited the witness to consider the evidence. / She hoped that the new employee appreciated her offering him that opportunity.

5. Nominalización.
Es preferible usar formas verbales en vez de nominalizaciones.

6. Paralelismos.
Uso de proposiciones con significado paralelo y con forma paralela: He looked in the drawers and [he looked] under the bed.

7. Voz activa.
Es preferible usar la voz activa: Youths throwing stones clashed with police during riots in several towns in Scotland last evening.

III. Precisión.
1. Expresiones estereotipadas.
Se desaconseja el uso de expresiones estereotipadas, como vanished into thin air.

2. Lenguaje neutral.
Es aconsejable evitar el uso del lenguaje engañoso o imparcial (políticamente incorrecto): firefighter (en vez de fireman), por ejemplo.

3. Numerales.
Los numerales se usarán de la siguiente manera, como en los ejemplos:

  • Cifras arábigas: The 3rd and the 12th plates grew cells.
  • Cifras al principio de la oración: We interviewed 133 patients.
  • Cifras arábigas en pocertajes y decimales: The average reading on the machine was 2.54.
  • Con edades: 2-year-old
  • Comas para indicar millares en números de cuatro o más dígitos.
  • Indicación de la hora: 4:46 P.M.
  • Números romanos (uso restringuido): page xviii
4. Términos confusos.
Conviene cerciorarse siempre del uso de términos que se confunden fácilmente, como allude/elude.

IV. Concisión.
1. Omisión de palabras innecesarias.
Tenemos que evitar lo obvio, reiterativo o redundante: My flight to Paris was delayed for five hours.

2. Sustitución de términos imprecisos.
Debemos reemplazar las expresiones imprecisas o vacías de significado: Working as a lab technician's apprentice was an educational experience.

3. Uso de expresiones directas.
Es preferible el uso de expresiones directas frente a circunloquios: Our company must take a stand on this controversial issue.

Hasta ahí llegó el segundo día de #ortUMA11. Aún nos quedaba un último día que, la verdad, no quería que llegara, porque estaba aprendiendo muchísimo, pero ya sabéis como son estas cosas, que todo lo bueno tiene un final.

2 comentarios:

  1. ¡Muchas gracias, Ismael! Mira que me pilla cerca, no sé cómo se me han pasado estas jornadas tan interesantes. Menos mal que nos queda tu detallado resumen, ahora mismo lo comparto.
    Un saludo,
    Mónica

    ResponderEliminar
  2. Sí, ¡muchas gracias! Me ha sido muy útil porque me ha aclarado alguna duda aunque me he quedado con ganas de leer más. En mi universidad al menos, se enseña bastante poco (por no decir nada) sobre ortipografía, y es algo que como traductores nos provocará quebraderos de cabeza casi a diario, sobre todo al principio. Por eso se agradecen entradas tan ilustrativas como estas.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar